viernes, 2 de octubre de 2015

The Transporter: Universo expandido

El Transportador o The Transporter, la película comienza con Frank Martin en su BMW E38 735i negro, sentado solo en un estacionamiento, poco después arrancando su coche y conduciendo hasta el sitio donde celebraría su trato. Martin llega a un banco donde aparecen 4 tipos armados y enmascarados trayendo consigo maletas llenas de dinero. Los cuatro hombres se meten al auto; de cualquier forma, Martin se niega a arrancar el coche ya que ellos han cambiado el trato, en el cual había sido acordado que solo serían tres hombres. El líder de los hombres amenaza a Martin, pero debido a que el coche de Martin está codificado, no hay ninguna otra opción que pegar un tiro a uno de los hombres y empujarlo fuera del coche. Una larga persecución de automóviles sigue en la cual queda plasmada la habilidad como conductor por parte de Martin gracias a la cual se permite se den a la fuga de las patrullas que les persiguen. Al final de la persecución los hombres ofrecen a Martin más dinero para que los lleve más lejos, pero la oferta es rechazada porque "ese no era el trato". Frank es visto después en su casa a lo largo de la costa sur de Francia, limpiando su coche. Un detective local de policía amigo de Frank, de nombre Tarconi, lo visita para preguntarle si Martin sabe algo sobre una persecución policiaca que implica a un coche del tipo que él posee, la cual ocurrió el día anterior. Martin niega que él tenga algo que ver a lo cual Tarconi se marcha. Martin recibe entonces una llamada de un hombre que "busca un transportador", Martin está de acuerdo con encontrarse. Al llegar al lugar Martin encuentra al hombre en una barra, donde él explica tres de sus cuatro reglas: "Nunca cambies el trato", "Sin nombres", "Nunca abras el paquete" y la cuarta no la específica, pero en Transporter 2 se revela que su cuarta regla es "No prometas lo que no cumplirás". El trato es acordado. El día del trato, Martin recoge el paquete, que es colocado en su maletero, y sale a recorrer el camino. Mientras recorre el camino, Martin tiene un pinchazo. Él abre el maletero, para cambiarla por la rueda de repuesto, y se encuentra con que el paquete se mueve. Él empuja el paquete dentro del maletero, y empieza a trabajar en el pinchazo. Arreglado esto pasa a comer en una parada de descanso, él vuelve a su coche y abre la cajuela y, rompiendo una de sus propias reglas, abre el paquete. Dentro él encuentra a una muchacha (Qi) quien está amarrada de pies y manos además tiene cinta sobre su boca. Él corta la cinta y le permite beber por una pajita. Él le quita la cinta, y ella dice que "tiene que hacer pis", y le pregunta si quiere que ella se lo haga en su maletero. Él está de acuerdo con dejarle ir al bosque durante un minuto. Después de que el minuto pasa, Martin sigue la cuerda con la cual le amarró para descubrir que la muchacha se ha escapado. Él rápidamente la encuentra, la amarra y la lleva en su espalda al coche, sólo para encontrar que dos policías miran su coche sobre el camino. Él los derrota en combate cuerpo a cuerpo, los amarra y pone a ambos en el maletero, "con el paquete".  
The Transporter tiene cuatro películas de acción real y su propia serie de televisión, basada en la primera película. En la película The Transporter Legacy o The Transporter: Refueled, aquí se reinicia la saga, la cual gira en torno a un grupo de misteriosos justicieros que secuestrarán al padre de Frank Martin como aliciente para contar con sus servicios, en un intento por acabar con unos mafiosos rusos que trafican con personas. El Transportador: La serie, es una serie de televisión franco-canadiense de acción y aventura en idioma inglés, surgido de la serie de películas El Transportador. Frank Martin es el Transportador. Él transporta cualquier cosa, en cualquier lugar, por cualquier persona. Un ex agente británico de la SAS, que está altamente capacitado en habilidades de conducción, combate y supervivencia. Un hombre de determinación e integridad, que siempre completa sus misiones y se rige por reglas muy específicas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario