sábado, 9 de noviembre de 2013

Doctor Who: Héroe temporal

Doctor Who o Doctor Misterio en algunos países de Hispanoamérica, es una exitosa serie británica de ciencia ficción. El Doctor existe desde los años sesenta, y hasta el día de hoy aún no se sabe su nombre (el Doctor es un apodo). Lo único que se sabe hasta ahora del Doctor es que se trata de un viajero alienígena excéntrico de gran inteligencia que lucha contra la injusticia mientras explora el tiempo y el espacio en una máquina denominada TARDIS, siglas de Time And Relative Dimension In Space (Tiempo y Dimensión Relativa en el Espacio). La TARDIS es mucho más grande en su interior que en su exterior. Debido a un fallo crónico en su sistema de mímesis, mantiene la forma de caseta de policía de la década de 1960. Es de color azúl tiene dos puertas y no posee ventanas a la vista.Otro de los objetos siempre relacionados con el Doctor es el destornillador sónico, cuya preferencia frente un arma de fuego reafirma el sentido pacifista del Doctor. Este le sirve para abrir y cerrar puertas, escanear sistemas informáticos o aparatos eléctricos, analizar materia, recoger datos, rastrear formas de vida, etc. Al transcurrir la serie, no sólo cambió la personalidad irascible y algo siniestra del Doctor a una figura más compasiva, ingeniosa y excéntrica, sino que finalmente se reveló que estaba huyendo de su propio pueblo, los Señores del Tiempo (Time Lords) del planeta Gallifrey. Como Señor del Tiempo, el Doctor tiene la capacidad de regenerar su cuerpo cuando está cerca de la muerte, recurso que permite rejuvener constantemente, inclusive convertirse en un niño. El Doctor, como todos los Señores del Tiempo, tiene un máximo de 12 regeneraciones (13 encarnaciones), y ha realizado este proceso al menos en diez ocasiones. Cada nueva encarnación tiene su propia personalidad, gustos y habilidades. Durante la saga de la serie se ha realizado revelaciones controvertidas sobre el Doctor: en el serial The Brain of Morbius (1976) se sugiere ambiguamente que el Primer Doctor puede no haber sido la primera encarnación del Doctor (aunque esta posibilidad se desmintió en sucesivas ocasiones a partir de The Five Doctors en adelante); durante la época del Séptimo Doctor se insinuó que el Doctor era más que un Señor del Tiempo ordinario (asunto que no llegó a concretarse tras la cancelación de la serie) y en la película de 1996 se reveló que el Doctor era medio humano por su parte materna (algo que no se volvió a mencionar en la serie moderna). En el primer episodio, An Unearthly Child, se muestra que el Doctor tiene una nieta, y en Temedla (2006) y La hija del Doctor (2008) el Doctor menciona que una vez fue padre. La serie de 2005 reveló que el Noveno Doctor era el único Señor del Tiempo superviviente conocido y su planeta natal había sido destruido en la “Guerra del Tiempo” que se dio entre los Daleks y los Señores del tiempo. En el especial El fin del tiempo emitido en Navidad de 2009 y año nuevo de 2010, se dice que en realidad su planeta no fue destruido y que el resto de Señores del Tiempo no están muertos, sino atrapados en un bucle temporal cuando se desató la Guerra del Tiempo. De ese bucle temporal no puede entrar ni salir nada. El Doctor es el único Señor del Tiempo que quedó fuera de ese bucle temporal y se puede mover con total libertad por el universo, pero desde la guerra no ha vuelto a ver a nadie de su especie con la excepción de El Amo.
Algunos adversarios notables del Doctor son Autones, los Cybermen, los Sontarans, los Demonios Marinos, los Guerreros de Hielo, los Yetis, los Silurians, los Ángeles Llorosos, los Slitheens y el Amo. Sin embargo de todos los monstruos y villanos, los más representativos de la serie son los Daleks, seres mutantes con una armadura mecánica del planeta Skaro; lo que les da apariencia de maquinas. Se les reconoce por su voz metálica y su grito "¡Exterminar!" que pronuncian repetidamente. Dayros, el creador de los Daleks, también se convirtió en un villano recurrente tras su primera aparición en el serial Genesis of the Daleks (1975).

No hay comentarios:

Publicar un comentario